Crédito fácil

Consigue tu crédito fácil en solo 3 pasos

100 1000
61 90
El plazo de los préstamos que comparamos oscila entre 61 días y 12 meses.
El TAE mínimo es del 0% y el TAE máximo de 2424,60%. Las condiciones varían en función de cada perfil.
Ejemplo representativo: un préstamo de 2000€ durante 12 meses, el importe a devolver serán 3816,77€ y la T.A.E. de 290,60%

¿Qué es un crédito fácil? 

Un crédito fácil, también llamado minicrédito o microcrédito, es un préstamo de hasta 1.000 € que te ofrece una entidad financiera y tecnológica para que puedas pagar o solventar una urgencia o una necesidad. Se trata de créditos rápidos y fáciles, que se solicitan mediante Internet y una vez aprobados, se transfieren al instante a tu cuenta bancaria. Los requisitos son mínimos y no hace falta mostrar una nómina, aval, documentación o garantía para recibir el dinero ni aportar ningún tipo de bien personal. Incluso, algunas empresas prestamistas no cobran intereses o brindan beneficios si se trata del primer minicrédito, lo que hace más fácil la devolución del pequeño préstamo. En líneas generales, se trata de promociones a nuevos clientes o bien ofertas que pueda hacer la entidad de crédito de forma esporádica.

¿Para qué sirve un crédito fácil?

Un crédito fácil y rápido sirve para cubrir una urgencia o un pago inmediato que no puedes asumir por tu cuenta. Solicitar un microcrédito online será una buena opción si por ejemplo, quieres irte de viaje, remodelar tu casa, arreglar tu coche, pagar las matrículas de tus hijos o solventar una deuda pendiente. Existen muchas situaciones en las que puedes necesitar liquidez de forma inmediata, y existen pocas opciones que te permitan darte tu dinero en tu cuenta bancaria en 24 horas.

Diferencias entre un “crédito tradicional” y un “crédito fácil”

Los créditos tradicionales se basan en un acuerdo entre una entidad bancaria y una persona o empresa, a la que el banco presta un monto de dinero determinado a cambio de que la persona o empresa pague intereses y de esta forma, solvente su deuda. Existen diversos tipos de créditos tradicionales como los créditos hipotecarios, créditos específicos para comprar un coche, créditos comerciales para una empresa, etc. Normalmente, los bancos solicitan que el beneficiario del crédito muestre una prueba de su liquidez o un aval antes de aceptar otorgarle un préstamo. Este tipo de crédito debe solicitarse en la sucursal del banco de forma presencial. A su vez, las personas que figuren en una lista de morosos o ASNEF no tendrán la posibilidad de acceder a este tipo de créditos.

Por otro lado, un crédito fácil, es un pequeño préstamo que no supera los 1000 € para solventar una necesidad o urgencia. En este caso, el acuerdo se hace entre una entidad financiera o empresa prestamista privada y una persona. A diferencia de los créditos tradicionales, el crédito fácil no requiere de una nómina o aval y es inmediato, ya que basta con completar un sencillo formulario en una plataforma digital para solicitar el crédito, que suele ser transferido en no más de 24 horas. Es decir, no requiere de presencia física, ya que se puede solicitar de forma online sin importar donde estés. A su vez, una persona que figura en ASNEF puede acceder a un crédito rápido sin problemas. A pesar de que un crédito fácil sea más accesible que uno tradicional, es importante mencionar que las tasas y comisiones suelen ser más elevadas que las tasas de una entidad bancaria tradicional. 

Ventajas del crédito fácil

  • Se solicitan cómodamente de forma digital. No hace falta desplazarte de tu casa, ya que se trata de un crédito fácil y 100% online.

  • Son inmediatos. Se solicitan sin papeleos y sin necesidad de responder a preguntas. Como se piden mediante Internet desde tu casa o desde donde quieras, solo basta con seleccionar el monto que necesitas y el plazo de devolución y rellenar un formulario que te llevará menos de 10 minutos en completar. En menos de 24 horas tendrás una respuesta y si tu crédito fácil es aprobado, lo recibirás al instante mediante transferencia bancaria. 

  • Son transparentes porque tendrás toda la información a mano, y sabrás no solo cuánto te prestarán, sino también los intereses de devolución, si los hubiera, y el plazo que tienes para devolver el monto de dinero.

  • Los requisitos son mínimos. Solo necesitas ser mayor de edad, ser titular de una cuenta bancaria y registrarte en una página web segura y sencilla de usar, incluso desde tu móvil si lo necesitas.

  • No necesitas presentar nóminas, documentación ni aval para solicitar un crédito fácil.

  • Se trata de un crédito fácil más accesible que otros créditos bancarios, ya que pueden solicitarlo trabajadores en relación de dependencia, autónomos, estudiantes, jubilados o personas que cobran el paro. 

Es importante tener en cuenta que la solicitud de minicréditos de montos reducidos van desde los 50 € hasta los 1.000 € a devolver en un plazo de no más de 30 días. Algunas empresas prestamistas permiten devolver el dinero en un período más extendido, como es el caso de Welp o Milinea. Pero, al mismo tiempo, cobran intereses. 

 

Solicitar un crédito de consumo fácil

Cada vez es más sencillo obtener un crédito fácil y rápido para hacer frente a todos esos gastos o imprevistos que necesitas solventar rápidamente. Basta con que te dirijas a una entidad prestamista que opere de forma íntegramente online y rellenar un sencillo formulario con tus datos personales, la cantidad de dinero que precisas y el número de cuenta bancaria en la que deseas recibirlo. Pero, ¿y si te dijéramos que existe otra fórmula aún más sencilla y eficaz? Doctor Dinero tiene la respuesta.

En Doctor Dinero encontrarás una selección de los mejores créditos rápidos disponibles en el momento de realizar tu solicitud. Se acabó eso de perder horas y horas frente a la pantalla del ordenador en busca del crédito fácil más económico y rápido para ti.

Pero no solo eso, también podrás solicitar un crédito fácil directamente en la plataforma de Doctor Dinero. Te enviaremos la propuesta más competitiva del mercado de acuerdo a tus necesidades en menos de 24 horas.

Podrás solicitar hasta 1.000 € y devolverlo en un plazo de 30 días. Nuestra aplicación online te informará de la fecha de devolución para que puedas organizarte y estar preparado justo a tiempo. Además, de acuerdo con nuestra política de transparencia, te indicaremos claramente el interés generado antes de que recibas tu dinero.

 

Solicitar Crédito

 

Solicitud de créditos rápidos y fáciles en España con ASNEF

¿Sabías que algunas entidades financieras aceptan otorgar un crédito fácil por más de que  figures en ASNEF? Esto lo hacen, ya que saben que por más de que algunas personas no puedan solventar un pago importante, debido a una falta de dinero, no significa que no tengan la intención de hacerlo. Por este motivo, por más de que figuren en ASNEF, se toman en serio el préstamo y harán lo posible por devolverlo. Existen muchos ejemplos de empresas financieras que no tienen problema en prestar crédito fácil a una persona que figura en el fichero de ASNEF, que ha dejado de ser un problema actualmente.

¿Quiénes son estas entidades financieras?

Se trata de empresas tecnológicas que han desarrollado plataformas seguras para que las personas puedan solicitar créditos fáciles y rápidos de 50 € a 1.000 € cómodamente desde casa. Este monto deberá ser devuelto en un plazo de 30 días. Normalmente, se ofertan hasta 300 € si es la primera vez que solicitas un crédito fácil. Luego será posible aumentar el monto.

Debido al avance de Internet y al endurecimiento de los requisitos para solicitar créditos bancarios tradicionales, cada vez hay más entidades financieras que ofrecen pequeños créditos de fácil acceso con requisitos mínimos. Desde Doctor Dinero te proporcionamos las principales entidades de créditos que están dispuestas a ofrecerte un préstamo de forma sencilla.

Pero, frente a la diversidad de prestamistas, ¿cómo puedes elegir la oferta de créditos online más conveniente que se ajuste a tus necesidades en particular? Para tomar la decisión correcta, es importante distinguir las cantidades máximas y mínimas que ofrecen, los tiempos de devolución y los diferentes tipos de intereses de cada empresa financiera en particular. De todas formas, es posible contar con determinados descuentos, sobre todo si eres un cliente habitual de una empresa financiera o si es la primera vez que solicitas un crédito con ellos, donde los intereses pueden llegar a ser nulos.

Recuerda que no es necesario que cuentes con una nómina física o ningún tipo de documentación, ya que la mayoría de las prestamistas no lo piden. A su vez, como ya hemos mencionado previamente, algunas empresas tecnológicas aceptarán tu solicitud de crédito fácil, por más de que figures en el fichero de morosidad o en ASNEF.

Las plataformas digitales de las empresas prestamistas son seguras y realizan los procesos de manera automática para acelerar el trámite y para que, de esta manera, puedas obtener tu crédito rápidamente, siempre teniendo en cuenta la protección de tus datos. Para acelerar los procesos, utilizan proveedores externos como Instantor, Pich  Kontomatik.

¿Cuándo puedes necesitar un microcrédito?

Existen muchas situaciones en las que podemos necesitar una liquidez de forma inmediata pero gastos inesperados no nos han permitido hacer una buena predicción financiera. De golpe se nos estropea el coche o la moto y necesitamos una reparación inmediata. También se nos puede estropear la caldera de la casa o el aire acondicionado en verano. Representan gastos que requieren de una inmediatez que quizás nuestro capital no nos lo permite dar y, por ello, acudir a este tipo de microcréditos son una buena solución para salir del paso.

No olvidemos que es una de las opciones financieras en las que podemos contar con el dinero en nuestra cuenta bancaria en un corto espacio de tiempo, de apenas 24 horas. Una vez hayamos pagado el gasto que no puede esperar podremos devolver el importe al cabo de 30 días una vez hayamos cobrado nuestra nómina y podamos devolverlo de una forma cómoda. Es importante hacer planificación financiera pero, en algunos casos, ocurren situaciones que escapan a nuestra previsión y que requieren de capital inmediato para poder afrontar todo lo que nos venga encima.

 

¿Cómo y por qué surgieron los microcréditos fáciles de conseguir?

Los microcréditos suelen ser más populares cuando hay crisis económicas, debido a su fácil accesibilidad y su gran utilidad a la hora de solventar una urgencia. A su vez, para sacar un crédito fácil no se requiere cumplir con demasiados requisitos, como es el caso de los préstamos bancarios tradicionales de montos mayores.

Los micro préstamos surgieron en 1974 en Bangladés. En aquella época los bancos se negaban a brindar créditos a cualquier persona que los solicitara, porque era poco probable que las personas con bajos recursos pudieran devolver el dinero prestado. Por este motivo, Muhammad Yannus, economista, líder social y ganador de un Premio Nobel, propuso un sistema de prestación de pequeños créditos a las personas con bajos recursos y fundó su propio banco, llamado Grameen, que se especializó en pequeños préstamos con el objetivo de lograr la inclusión y bienestar social. 

Con el tiempo este nuevo sistema comenzó a asentarse en los Estados Unidos en el 2000 y poco después llegó a Europa, siendo el Reino Unido el primer país europeo en utilizar este sistema. Wonga.com y Via SMS Group fueron las primeras entidades en Europa que comenzaron a ofrecer pequeños créditos y en el 2008 se extendieron a otros países europeos. En la actualidad, existe una enorme oferta de empresas prestamistas en España que conceden créditos rápidos.

La llegada de Internet también tiene una gran influencia en la necesidad ascendente de microcréditos online. La solicitud de un crédito fácil se hace rápidamente mediante un ordenador de manera digital y es recibido en menos de 24 horas, por lo que es una opción muy atractiva para muchas personas, sobre todo en situaciones económicamente complejas.

Si bien un crédito de consumo fácil puede solucionar un imprevisto en cuestión de minutos, hay que devolver este dinero en el corto plazo. Por lo tanto, es muy recomendable contar con una fuente de ingresos o nómina para poder solventar el impago. Por más de que una prórroga pueda resultar conveniente en muchos casos, analiza tu situación y define si será conveniente para ti, ya que una prórroga supone el aumento del plazo de devolución pero también te costará más dinero.

Solicitar Crédito