¿Necesitas un préstamo para comprar un coche? Estás en el lugar indicado

Solicitar un préstamo para comprar el coche que necesitas no es siempre sencillo.

A las dudas y urgencias, sobre todo si tu antiguo vehículo te ha dejado tirado cuando más lo necesitabas, se suma la desinformación y es que, no siempre somos capaces de discernir entre las ventajas e inconvenientes de solicitar un préstamo al banco, acudir a la financiación que nos propone el concesionario o solicitar un préstamo que nos ayude a salir del bache.

Financiación vs créditos rápidos

La mayoría de los concesionarios de coches, sean multimarca o no, nos ofrecen financiación, es decir, la oportunidad de pagar nuestro nuevo vehículo a plazos y a cambio de ciertos intereses; sin embargo, es conveniente comparar las condiciones y características de este tipo de financiación con otras ofertas de préstamos rápidos para la compra de un coche en el mercado, ya que podemos encontrar condiciones muy ventajosas a nuestro favor.

De hecho, muchas financieras de marcas de coches utilizan reclamos suculentos y condiciones poco transparentes para tratar de convencernos. Todas ellas hablan de comodidad y rapidez, pero lo cierto es que, en la mayoría de los casos, conllevan la contratación obligatoria de otros servicios y productos como seguro de coche asociado, la obligatoriedad de pasar en la casa todas las revisiones y mantenimiento, la ampliación de la garantía, cláusulas de permanencia y penalización por pronta devolución, obligatoriedad de llegar a un importe concreto de financiación, etcétera. Sin mencionar el tiempo que tardará la financiera en aceptar tu solicitud y tramitarla.

Y otro hecho muy llamativo es que suelen quedar muy claras las cuotas a pagar y su importe pero no el sobrecosto que esto nos va a generar en virtud de intereses añadidos.

Lo cierto es que, ante esta opacidad, si de algo pueden presumir las entidades de préstamos rápidos es de su transparencia. El usuario conoce sus derechos y obligaciones antes de solicitar la cantidad deseada, desde los intereses hasta la fecha límite exacta de devolución o la penalización por demora.

Otra gran ventaja es que el usuario puede solicitar un crédito con la cantidad deseada, incluso 300€ si es lo que exclusivamente necesita. Además, es bastante difícil que una financiera esté dispuesta a ayudarnos respecto a un coche que cueste menos de 10.000 euros, así que…, ¿qué ocurre si quiero adquirir un coche de segunda mano? ¿Y si se lo compro a un particular? En este último caso, olvídate de financieras, un préstamo personal será tu solución más cómoda y rápida.

Préstamo hogar
¿Necesitas financiar la reforma de tu hogar? Podemos ayudarte