¿Qué es la inflación económica y cómo nos afecta?

25/10/2018

¿Qué es la inflación económica y cómo nos afecta?

Existen términos económicos de uso generalizado. Términos que oímos o leemos constantemente en los medios de comunicación, sobre todo en ciertos periodos o épocas, pero que, si tuviéramos que definir exactamente, no sabríamos cómo hacerlo porque desconocemos los detalles del fenómeno, sus causas y sus consecuencias exactas.

El de inflación económica es uno de ellos. Sabemos más o menos a qué se refiere pero, ¿qué hay de los factores que intervienen en la misma o de sus secuelas? Ha llegado la hora de arrojar algo de luz sobre este concepto económico que se asoma a nuestra actualidad con asiduidad.

 

Inflación económica: definición

Si buscamos la palabra inflación en la web de la Real Academia Española de la lengua, este es el significado que encontramos: ‘Abundancia excesiva’ y ‘elevación del nivel general de los precios’.

Efectivamente, inflación quiere decir escalada de precios de bienes y servicios generalizada y sostenida en un determinado país durante un periodo de tiempo concreto. Su consecuencia más directa: la perdida de valor de la moneda empleada como medio de cambio en ese territorio, pues su poder adquisitivo disminuye ya que, con una sola moneda, la población puede comprar menos bienes y servicios.

El índice empleado para medir y mostrar de forma clara la situación y tendencia de los precios en un país es el IPC (Índice de Precios al Consumo), un reflejo porcentual del valor de una “cesta de la compra” o conjunto de bienes ponderados que ayuda a los gobiernos a controlar los precios para estabilizarlos.

 

Inflación económica: las causas

Las causas de la inflación económica pueden ser varias y actuar de forma aislada o en conjunto. Si, por ejemplo, un país asiste a una demanda de bienes sin precedentes y no existe oferta disponible o suficiente, los precios aumentarán porque habrá más consumidores dispuestos a pagar un valor más elevado por ellos (inflación de demanda); si el coste de producir o importar materia prima o energía como el petróleo o la electricidad se eleva, también lo harán los márgenes de distribuidores, comercializadoras, etc., y por tanto, el precio del producto final, que repercutirá directamente sobre el consumidor (inflación de costes); si un gobierno decide financiar sus gastos con emisión de dinero sin control o si carece de un sistema adecuado de regulación económica también nos encontraremos ante una situación de inflación.

 

Inflación económica: tipos

La inflación puede ser moderada, es decir, lenta y paulatina; galopante, más severa y en menor lapso de tiempo que la anterior, o la denominada hiperinflación, cuando se eleva de forma exponencial en un corto periodo de tiempo, lo cual suele conllevar importantes desajustes económicos que desembocan en crisis políticas y sociales.

Encontramos ejemplos de hiperinflación en la Alemania de los años 20, cuando la moneda sufría una devaluación constante y ese marco de inestabilidad trajo consigo el cierre de empresas y elevadas tasas de paro; en la Hungría de 1945, con una inflación diaria de más del 200% que ha situado este episodio económico a la cabeza del ranking de los casos más extremos de la historia; Yugoslavia en el 92, Perú en los 90, Zimbawe en el 2007 o Argentina en el 89, por citar solo algunos ejemplos. Ya os habréis dado cuenta de que la mayoría de estos episodios están estrechamente relacionados con situaciones convulsas como conflictos bélicos, constitución de nuevos países, etc.

Actualmente, la sombra de la hiperinflación planea sobre Argentina y se ha instalado de forma definitiva en Venezuela (que este mismo año cosechaba un record histórico para América Latina), donde a la pérdida de confianza en el gobierno se suma una gran carestía de productos y emisiones descontroladas de dinero; en resumen, empobrecimiento generalizado del país, retribuciones salariales por los suelos y, a medio y largo plazo si no se solventa la situación, huida masiva de empresas, inversores y habitantes a mercados económicos más estables.

En España la inflación parece estar siempre en boca de la oposición, como arma arrojadiza al gobierno de turno. Si bien la inflación es negativa, España se encuentra muy alejada de las graves situaciones comentadas anteriormente.

En cualquier caso, la inflación económica siempre es un indicador de la salud financiera de un país. Si quieres conocer cuál es tu situación económica concreta  o tratar de mejorar tu salud financiera, te invitamos a que leas nuestro post Cómo mejorar tu salud financiera para garantizar tu estabilidad económica.

¿Necesitas un préstamo?

Te ayudamos a encontrar el mejor en función de tus necesidades

¡Solicita!

¿Necesitas dinero urgente?

Solicita ahora hasta 1000€ sin intereses

Continuar