Los challenger banks o bancos para millenials llegan a España

26/09/2018

Los challenger banks o bancos para millenials llegan a España

Gestados en Reino Unido y Alemania, los challenger banks llegan a España con una clara vocación de permanencia y crecimiento.

Denominados bancos para millenials por la forma que tienen de entender los servicios financieros y bancarios (de acuerdo a las necesidades y demandas de esa nueva generación), están revolucionando el sector y obligando a las entidades más tradicionales a tomar cartas en el asunto para no perder cuota de mercado ni peso dentro del escenario económico global.

Dentro de nuestras fronteras ya operan N26, Revolut y Ferratum Bank, entre otros, nombres a los que deberíamos acostumbrarnos, pues su apuesta por el mercado español está siendo decisiva.

 

Un paso más en la evolución de las Fintech

Primero fue la banca digital: entidades bancarias y cajas de ahorros tradicionales que comenzaban a operar en la red con servicios añadidos pensados para su gestión íntegramente online. Después, las Fintech: financieras tecnológicas que revolucionaban el sector a través de nuevos servicios específicos de asesoramiento financiero, modelos predictivos, gestión de riesgos, miniprestamos y microcréditos rápidos…, todo ello entendido como banca móvil, es decir, diseñada para su gestión desde smartphones, tabletas y portátiles a través de aplicaciones web. Ahora, el sector da un paso más hacia los challenger banks, bancos 100 % digitales y eminentemente tecnológicos cuyos usuarios han nacido con un móvil entre las manos.

 

Pero, ¿cuáles son los denominadores comunes de esta nueva forma de entender la banca online?

Aunque cada uno presenta sus particularidades, existen ciertas similitudes y características innatas a todos ellos:

– La mayoría de los denominados challenger bank nacen como startups tecnológicas, aunque también los hay aliados a bancos tradicionales, estos últimos se llaman neobanks y sus servicios, a diferencia de los brindados por los primeros, no requieren licencia bancaria.

– Operan de forma exclusiva a través de una aplicación diseñada únicamente para su uso en dispositivos móviles. No disponen, por tanto, de sucursales físicas.

Destinan grandes esfuerzos y recursos al capítulo de I+D+i con el fin de desarrollar nueva tecnología y productos al servicio de los usuarios.

– Se asientan sobre una estructura de costes ajustada.

– El uso de la aplicación es gratuito, también la apertura de una cuenta corriente y el uso de una tarjeta.

Los usuarios pagan al banco una cuota mensual por el resto de servicios: seguros, retirada de efectivo en el extranjero, préstamos personales, productos de inversión, hipotecas…

– Acuden a la sencillez, personalización y transparencia de sus servicios, procesos y productos como gran ventaja competitiva frente a los bancos y cajas tradicionales. En definitiva, a una experiencia más positiva para el cliente.

 

Buenas perspectivas de asentamiento en el mercado español

El banco digital N26 cuenta con más de un millón de clientes en Europa y espera superar la barrera de los cinco millones en dos años y la de 100.000 usuarios en España a final de 2018. Revolut, por su parte, espera hacerlo con 250.000 clientes en nuestro país (ahora tiene 90.000 clientes), cifras nada desdeñables y que han puesto en jaque al sector bancario tradicional.